Cubriendo más del 70% de la Tierra, los océanos son un inmenso sistema interconectado que maneja el clima y los ciclos del agua. Proporciona alimentos, nutrientes y oxígeno mientras absorbe dióxido de carbono de la atmósfera. Los océanos hacen que nuestro planeta sea habitable y permiten que las sociedades y las personas prosperen.

Los mares producen un estimado de $50 trillones en beneficios anuales para las personas, un valor igual a dos tercios del PIB mundial. Más de 500 millones de empleos en todo el mundo dependen directamente de los océanos. Los peces contribuyen con aproximadamente el 17% del consumo mundial de proteína animal y son las principales fuentes de micronutrientes esenciales y ácidos grasos para 3.000 millones de personas. Los mares proporcionan al menos la mitad del oxígeno que respiramos y los hábitats costeros almacenan hasta 10 veces más carbono que los bosques tropicales.

Pero en todo el mundo, la sobrepesca, las prácticas dañinas de piscicultura, la destrucción de ecosistemas marino costeros, el turismo irresponsable y la contaminación, están limitando severamente los beneficios que recibimos del océano. Mientras esto sucede, el clima está cambiando rápidamente y reduce la capacidad de los océanos para absorber carbono, producir oxígeno y proporcionar lluvias consistentes. En conjunto, estas presiones amenazan a las especies, destruyen los ecosistemas y, en última instancia, deterioran la vida de las personas.

Colombia es un país privilegiado por tener costas en el mar Caribe y en el Océano Pacífico. Son ecosistemas marinos que proveen una gran biodiversidad y servicios ambientales fundamentales para las comunidades que los habitan y las poblaciones del interior favoreciendo el desarrollo sostenible del país. Con sus dos litorales extensos y una gran superficie oceánica, tiene una enorme diversidad de especies y ecosistemas, tanto en el Caribe como en el Pacífico, pero también los riesgos y amenazas son cada vez mayores debido a la intervención humana amenaza con su destrucción.

Cuidado y uso responsable de mares

El cuidado y uso de los mares está orientado acciones para prevenir y reducir la contaminación marina, proteger ecosistemas marinos y costeros y poner fin a la pesca excesiva e ilegal, entre otros.

Debido a la Organización de las Naciones Unidas el mundo ha reconocido la alta importancia que tienen los océanos para la humanidad. Prueba de ello es la inclusión de este aspecto en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que incorpora el Objetivo 14 (conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible).

Los mares del mundo involucran ciclos y sistemas asociados a la temperatura, química, corrientes y la vida misma, que hacen posible que el planeta tierra sea habitable para la humanidad. Las lluvias y el agua potable, la regulación del clima y el tiempo, la condición de las costas, y gran parte de nuestros alimentos e incluso el oxígeno del aire que respiramos proviene, en última instancia, de los océanos.